Comentarios

  1. Juan Manuel Jaime-Barrera escribió:

    Apreciado Pr. SALVADOR DELLUTRI:

    Desde COLOMBIA quiero felicitarle por su muy interesante serie sobre La Reforma Protestante, en su espacio ‘Tierra Firme’ de RTM. Motiva a seguir estudiando el tema. Cuenta Ud en el 4º programa que Federico III –protector de Lutero– era coleccionista de reliquias, de las cuales tenía más de 19.000 (cuerpos de santos, frascos de leche de La Virgen, etc.), y que los peregrinos que iban a verlas y venerarlas, hacían luego una donación que les concedía indulgencias por cada reliquia, todo lo cual generaba ingresos al príncipe Federico, tales como para sostener la iglesia y la Universidad de Wittemberg.
    Entonces se me ocurre preguntarle, si me lo permite, ¿cómo es que este negocio de Federico no entró en conflicto con la tajante opinión de Lutero en contra de la veneración de reliquias y el culto a imágenes?

    Agradezco de antemano su respuesta,

    Cordial saludo,

    Juan Manuel Jaime-Barrera

    • Esteban Larrosa escribió:

      Transcribo respuesta del Pr. Dellutri
      Apreciado hermano:
      Los procesos de conversión suelen ser distintos y misteriosos. No podemos aventurar mucho, pero supongo que Lutero silenciosamente fue viviendo un proceso de comprensión. donde tiene también que ver su visita a Roma, que lo lleva a cuestionar todo un sistema. Las indulgencias creo que fue el detonante final donde el Espíritu Santo abre finalmente la última puerta y se hace la luz. Allí armó su nueva cosmovisión que fue afinando a medida que recibía la oposición del Papa. Pero son conjeturas porque los caminos de Dios son insondables.
      Que el Señor lo bendiga.
      Salvador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles