Comentarios

  1. Miguel Angel BAZZURI escribió:

    Hermanos, mis disculpas por el análisis. Tal vez soy un poco exagerado. Y no digo esto desde “mi fariseo oculto” sino muy conciente de la realidad que nos muestra Colosenses 2.21.(todos somos proclives a ser “más papistas que el Papa”), pero me lleva a preguntarme constantemente qué enseño, qué muestro desde mi lugar -de alguna manera- de privilegio como “comunicador” del evangelio. Al asunto. Felizmente, las dos últimas palabras de la entusiasta defensa del “fenómeno” series se refirieron a Dios. Entiendo la argumentación desde lo cultural o tal vez debiera de decir contra-cultural. La casa de papel es una clara apología del delito a lo Robin Hood. No sé si todos los débiles en la fe están capacitados para hacer una disquisición tan prolija de lo que se les propone como consumo. Creo que es el deber de los más preparados analizar con los ojos abiertos las acechanzas del mal y elaborar un discurso directo y esclarecedor. Las series están. Muchos de nosotros , creemos, estamos capacitados para discernir la penetración ideológica del producto. Ahora: ¿es bueno comer (1 Co. 8.7)…delante de los más débiles?¿no los exponemos al
    consumo de aquello que nosotros podemos consumir ¿sin peligro?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles