Metas para un nuevo año

«Damos siempre gracias a Dios por todos vosotros, haciendo memoria de vosotros en nuestras oraciones, acordándonos sin cesar delante del Dios y Padre nuestro de la obra de vuestra fe, del trabajo de vuestro amor y de vuestra constancia en la esperanza en nuestro Señor Jesucristo».
1 Tesalonicenses 1:2-3

Parte 1: Fe, amor y esperanza

Parte 2: No me avergüenzo del evangelio

Parte 3: La revolución del evangelio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *