El valor de una vida

Una perspectiva sobre el aborto.

Por: Salvador Dellutri*

Se calcula que en el mundo se realizan cincuenta millones de abortos anuales. Los movimientos humanistas lanzan su ofensiva desde todas las tribunas pidiendo su legalización en aquellos países donde todavía es ilegal. Todo esto constituye un desafío para los cristianos que tenemos que dar una respuesta ética, clara y precisa.

El tema es incómodo, despierta prejuicios, hiere nuestra sensibilidad. Sentimos esa paradoja que con tanta precisión definió Mark Twain cuando refiriéndose al aborto dijo: «Sé que tengo prejuicios en este tema, pero sentiría vergüenza si no los tuviera».

El problema

En todas las sociedades civilizadas se acepta que las personas decidan en libertad sobre el número de hijos que quieren engendrar y el intervalo entre los nacimientos. Sin embargo, debido a la falta de información o de formación moral, se producen cada vez más embarazos no deseados.

Los cambios de conducta social producidos en las últimas décadas y el relajamiento en las normas incrementaron el número de embarazos adolescentes no deseados. Esto es muy preocupante, porque el embarazo en edades muy tempranas aumenta los riesgos de muerte, y la causa principal de muerte materna es la complicación por aborto, que ya no tiene, como en el pasado, una sanción moral contundente. La influyente propaganda de los movimientos humanistas a través de los medios masivos ha modificando notablemente la forma de pensar de la población.

Es alarmante analizar la situación mundial sobre el tema. Sobre una población global de alrededor de 6 mil millones de habitantes, se estima que los abortos anuales son 50 millones, es decir, el uno por ciento.

La dimensión de la indiferencia

Pero más allá de la frialdad de los números, tenemos que tomar conciencia de lo que representa este problema. La cifra de 50 millones de abortos anuales siquiera es comparable al número de muertos producidos durante la Segunda Guerra Mundial, donde se calcula que, entre civiles y militares, se produjeron 50 millones de bajas. El impacto social de esas muertes y los horrores consiguientes motivaron la apertura de numerosos foros y la formación de muchas organizaciones internacionales destinadas a impedir la repetición de semejante tragedia.

Cada año se produce en el mundo una silenciosa Segunda Guerra Mundial, pero no se percibe una reacción social equivalente. Esto indica una actitud tolerante, y en algunos casos hasta complaciente, ante el problema, lo que derivará, en el corto plazo, en que todos los países del bloque occidental terminarán por incluir al aborto dentro de los derechos inalienables de la mujer.

Como cristianos sabemos que este no es un tema menor, marginal o tangencial. Está instalado en la sociedad y no podemos ser indiferentes, limitando nuestra acción a la prédica interna, pensando que fuera de los límites de la iglesia cada uno puede hacer lo que quiera. El tema no admite actitudes tibias, porque implica un cuestionamiento a la soberanía de Dios y a la sacralidad de la vida humana. Frente al aborto tenemos la obligación de tomar actitudes definidas y combativas.

Si el aborto es un atentado contra la ley divina, tenemos que aspirar a que los cristianos nos constituyamos en la voz de 50 millones de seres humanos que no tienen voz, ni organismos internacionales que los defiendan u organización de derechos humanos que los amparen: acaban sus vidas, antes de haber visto la luz del sol en cloacas y basurales o, lo que es peor, en el mercado de la oferta y la demanda.

El centro de la discusión

Es necesario, antes de seguir adelante, definir qué entendemos cuando decimos aborto, para diferenciarlo de la pérdida accidental o involuntaria del feto. Llamamos aborto al acto por el cual el feto o embrión vivo es voluntaria y artificialmente removido y expulsado del útero materno, durante el tiempo en el cual no puede vivir independientemente fuera de él. La remoción del embrión o feto se puede efectuar por medio de drogas o en forma mecánica.

El término «feto» —del latín fetus, descendencia— se refiere al hijo de un animal o al descendiente de un ser humano antes de nacer. El feto en los primeros meses de gestación recibe usualmente el nombre de embrión.

El problema ético que presenta el aborto implica la necesidad de dilucidar el status que tiene el embrión o el feto, es decir cómo debemos considerarlo y en qué momento de su desarrollo se convierte en una persona. Si demostráramos que la vida intrauterina, en alguno de sus estadios, no puede considerarse persona humana o proyecto de persona, podríamos aceptar el aborto. Pero habría que determinar el momento en que el feto pasa de ser una cosa a ser una persona.  El problema se suscita si entendemos que el feto es vida humana independiente y por lo tanto, respetable y sagrada.

Los argumentos con los que los partidarios del aborto fundamentan su posición son básicamente tres:

  • La mujer es dueña de su propio cuerpo, por lo tanto puede hacer con él lo que quiera. 
  • Impedir el aborto es atentar contra una libertad individual. 
  • El embrión y el feto son propiedad de la madre.

Los tres argumentos se sustentan en el mismo postulado: el feto es una cosa y puede ser tratado como tal. Implica entender que no tiene estatus de persona. Por eso es imperioso determinar de qué o de quién estamos hablando cuando decimos «embrión» o «feto».

Los argumentos biológicos

Los conocimientos genéticos han hecho aportes importantes al tema que tienen que ser seriamente evaluados.

Sabemos que con la fecundación de un óvulo humano por un espermatozoide humano se inicia una nueva vida, también humana. Pero esta vida es biológicamente distinta de las que la originaron, ya que está integrada por una herencia genética que se forma con el aporte de un 50 por ciento recibido del padre y otro 50 por ciento de la madre.

Biológicamente hablando el huevo no es “de la madre”, porque no responde, como cualquier otra parte de su cuerpo a su código genético, ni tampoco del padre, por la misma razón. Y si consideramos que el código genético es el Documento Único de Identidad Biológica de cada ser humano, tenemos que concluir que este huevo tiene un nuevo Documento que lo identifica como un ser distinto a su madre y su padre. El embrión, desde el momento mismo de la concepción es un ser diferente a la madre, porque tiene un genotipo diferente al de ella.

Como lo define el Dr. Sproul:

El feto está contenido dentro del cuerpo de una mujer y está conectado al mismo, pero eso no significa que sea parte del cuerpo de una madre. Una descripción más exacta es decir que aunque el feto comparte la misma localización geográfica que el cuerpo de la mujer, el feto no es esencialmente parte de su cuerpo. Podemos distinguir entre la esencia del cuerpo de una mujer y la esencia del feto.

No debemos tampoco perder de vista que, desde el momento en que dos células microscópicas, el óvulo y el espermatozoide, se unen, comienza un desarrollo vertiginoso: antes de las tres semanas y media el corazón del embrión comienza a latir; a las cuatro semanas mide un centímetro y pueden distinguirse cabeza, cuerpo, boca, orejas y ojos rudimentarios; entre la sexta y séptima semana se detecta el funcionamiento cerebral y en la octava semana se reconocen todos los miembros del cuerpo, los dedos de las manos y los pies, y posee huellas digitales. Los abortos se producen frecuentemente desde la octava semana en adelante.

La sacralidad de la vida

 El aborto no es un motivo de jactancia o de gloria para una sociedad civilizada, ni es un hecho moralmente deseable. Así como nos horrorizamos ante sociedades paganas, como la griega o romana, que practicaban el infanticidio, debiéramos horrorizarnos ante la actual hipocresía de una gran parte de nuestra sociedad que, a diferencia de los espartanos, destruye la vida sin siquiera saber si está sana o enferma. Nos sentimos civilizados porque los hacemos unos meses antes que ellos, cuando todavía está en el vientre.

Tampoco es una experiencia grata para la mujer que lo soporta. Los abortos son para la sociedad y para las mujeres hechos traumáticos, que dejan huellas indelebles en las personas y cauterizan la sensibilidad de las sociedades.

El argumento de que la mujer es dueña de su propio cuerpo está fuera de discusión. Puede hacer con él lo que quiera, y responderá ante Dios por lo hecho, pero cuando en ese cuerpo está anidando otra vida, su derecho debe dejar paso al derecho del otro y la sociedad debe tomar parte activa en la defensa de otro. Y el feto es “enteramente otro”.

Tampoco puede argumentarse que abortar es atentar contra la libertad individual, que termina cuando comienza el derecho ajeno, porque reconocemos que la libertad no es un derecho absoluto, sino que se halla subordinado al valor de la vida.

Y el argumento de que el embrión y el feto son propiedad de la madre es arrogarse sobre el prójimo indefenso una autoridad solo asimilable a las más rancias actitudes esclavistas o nazifascistas. Es no reconocer más lógica que la de la fuerza, creer que el fuerte tiene derechos sobre el débil, como en las sociedades más primitivas y como lo preconizaba el Marqués de Sade cuando decía con cinismo:

Pertenece a las leyes de la naturaleza que el fuerte reprima al débil, ya que para portarse de esa forma no hace más que emplear los dones que se le han concedido, y si hace uso de todos sus derechos para oprimir y despojar al débil, no hace sino la cosa más natural del mundo.

Aquí es donde se hace evidente la hipocresía de los líderes y dirigentes de nuestra sociedad, justamente preocupados por pingüinos empetrolados, osos pandas y ballenas en extinción, justamente ansiosos por defender  los derechos humanos de terroristas y delincuentes, pero sordos al gemido ahogado de cincuenta millones de voces a las que se les niega del derecho más elemental: El derecho a la vida.

Cincuenta millones de seres que claman en silencio con las palabras del salmista:

Sobre ti fui echado antes de nacer;

Desde el vientre de mi madre tú eres mi Dios.

No te alejes de mi, porque la angustia está cerca;

porque no hay quien ayude.

*Salvador Dellutri: Pastor, Profesor, Periodista, Conferencista y Escritor de libros como: “El mundo al que predicamos”, “En Primera Persona”, “Las Estaciones de la alegría”, “Hay que matar a Jesús”, “El desafío posmoderno”, “La aventura del pensamiento”, “La Fe y el sentido de la vida”, “Ética y Política”,  “En primera persona” entre otros. Produce dos programas de Radio Trans Mundial, “Tierra Firme” y “Los Grandes Temas”.

Un comentario sobre “El valor de una vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *