Las cárceles y el problema de la libertad – Parte 1

El ser humano no valora debidamente su libertad hasta que la pierde. La sociedad castiga a las persona que cometieron un delito privándolas de su libertad, admitiendo de esta forma que este es don muy valioso y que conservarlo es realmente una bendición. ¿Qué ocurre entonces con aquellas personas condenadas a pasar el resto de sus días en prisión? ¿Cuál tendría que ser realmente la función de estos lugares? ¿Deberían tener estas personas alguna posibilidad de redención judicial?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *